Saltar al contenido
demariposas.com

Orugas

orugas de mariposa

Las larvas de las mariposas se llaman orugas. Su ciclo de vida comienza cuando eclosionan los huevos. Es una etapa de enorme actividad y crecimiento, aún no han desarrollado su forma definitiva, y siguen con la transformación.
Las orugas se alimentan de las plantas en las que fueron depositadas, comiéndose las hojas, las flores, incluso las semillas.
Durante el tiempo que pasen siendo orugas, no harán otra cosa más que comer y protegerse de sus depredadores, con la intención de llegar a la siguiente fase del ciclo de la vida de las mariposas, es como una gran ginkana de la propia naturaleza.

Anatomía de las orugas

El cuerpo de las orugas es largo, cilíndrico y está divido en segmentos. Poseen seis pares de patas reales, más cinco pares de patas falsas colocadas en los segmentos que forman el abdomen.
Los tres primeros segmentos son el tórax de las orugas, mientras que los otros diez restantes, forman el abdomen.
Su cabeza está formada por una capsula que resulta muy resistente y dura, en la que podemos encontrar unos ojos simples agrupados en forma de herradura. Curiosamente, ve bastante mal y para compensar su mala vista, utilizan las antenas para encontrar la comida.
Poseen unas potentes mandíbulas con borde dentado, que les ayudan a triturar todo el material vegetal que engullen.
Aún no poseen las alas de las mariposas, al menos a la vista. Debajo de la piel tienen unas alas en un estadio muy primitivo, que a medida que las orugas crecen, van desarrollando parte de su futura estructura, como las venas.

Vida y desarrollo de las orugas

El desarrollo de las orugas pasa por dos periodos bien definidos, su eclosión del huevo y su etapa de alimentación y desarrollo.

Eclosión del huevo

Las orugas utilizan dos técnicas diferentes para salir del huevo, que dependerá de la especie a la que pertenezcan.
Unas realizan una primera abertura, que van mordisqueando hasta crear un agujero lo suficientemente grande, que les permita abandonar el huevo.
Otras orugas van realizando un corte con sus dientes en forma de círculo a modo de tapa, y cuando lo tienen terminado lo empujan para salir.
La mayoría de las orugas se comen sus propios huevos, porque contienen nutrientes que les ayudan a sobrevivir en sus primeros momentos de vida, pero otras se lanzan directamente a comer los brotes tiernos de la planta en la que se encuentran.orugas, eclosion de los huevos

Alimentación y desarrollo

Cada mariposa tiene sus preferencias a la hora de colocar sus huevos. Las orugas se alimentan de sus plantas hospedantes, que pueden variar desde una sola especie (orugas monfágicas) hasta muchas especies diferentes de plantas (orugas polífagas).
Lo habitual es que se alimenten de una o dos especies de plantas del mismo grupo, no pudiendo sobrevivir en una planta diferente.
Las preferencias son diversas, mientras que unas prefieren las hojas y los tallos, otras se alimentan de los capullos o las flores, y algunas pueden comerse hasta las semillas.
A medida que las orugas van creciendo, pierden su exoesqueleto, la estructura que poseen de soporte y protección para su cuerpo.
Este proceso se llama muda o ecdisis, y suele ocurrir hasta cinco veces hasta que la oruga comience a pupar.
Durante el proceso, las orugas forman una nueva cutícula bajo la cutícula vieja. Entre las dos se secretan unas encimas, que disuelven las uniones musculares de la cutícula vieja, para que la nueva se forme sin exponer su cuerpo y se pueda desprender con facilidad.

Mecanismos de defensa de las orugas

Las orugas han desarrollado mecanismos de defensa para protegerse de las condiciones ambientales, poro donde resultan más sorprendentes, son sus mecanismos para defenderse de sus depredadores naturales.

Técnicas de camuflaje

El camuflaje es una de las técnicas de supervivencia más común entre las orugas.
Su estructura asemeja a partes de plantas, excrementos de pájaros o utilizan coloraciones o dibujos que puedan ser repulsivos para sus depredadores.
Las orugas de la mariposa cola de golondrina, poseen unas enormes manchas que semejan ojos (manchas oculares) en su tórax, y además poseen la capacidad de inflar su cuerpo, para asemejarse a una serpiente.
Por si fuera poco, por encima de su cabeza disponen de una glándula en forma de “Y”, llamada osmeterio que segrega mal olor.orugas camuflaje

Defensas químicas

Además del mimetismo y el cambio de apariencia, existen otras formas de mantener a raya a los depredadores.
Determinadas especies poseen colores brillantes, como aviso a sus posibles depredadores, de que contienen sustancias tóxicas provenientes de las plantas de las que se alimentan.orugas técnicas de camuflaje
Otras orugas utilizan una táctica intermedia, imitan a orugas venenosas (aunque no lo sean), para desanimar a los depredadores.
También podemos encontrar orugas con defensas químicas más agresivas, que poseen espinas o pelos con puntas que contienen sustancias irritantes o venenosas para sus depredadores, lo que les convierte en un plato poco apetecible.

Comportamiento gregario como protección

Existen orugas que buscan la protección en el grupo. Es posible encontrar algunas orugas con colores aposemáticos, unirse para crear un mayor impacto visual y de peligro.
Otras pueden construir un refugio comunal de seda, con el que esconderse rápidamente de sus depredadores.
Algunas orugas, como las de la procesionaria del pino, forman un tren para desplazarse, de manera que sólo la primera oruga expone su cabeza y el resto queda protegida.orugas técnicas de protección

Plaga de orugas

Las orugas pueden constituir una plaga para determinados cultivos intensivos, así como para determinadas plantas del jardín.
Es conocido como las orugas de la mariposa del geranio se apodera de esta planta de jardín, hasta destruirla por completo.
Algunas plantas han desarrollado métodos de protección contra las orugas, en una constante lucha por la supervivencia.
Determinadas plantas obtienen minerales del suelo que convierten en compuestos tóxicos, que deberían matar a cualquier insecto que pretenda utilizarlas como comida.
Pero esto es una lucha, en la que los más fuertes e inteligentes sobreviven. Las orugas han desarrollado métodos para evitar el envenenamiento.
Pueden morder las venas de las hojas, los tallos o los pecíolos, para que se eliminen los jugos tóxicos y una vez libres, comerse tranquilamente las hojas.
Otras orugas han desarrollado inmunidad a estos venenos, que acumulan en su organismo y a su vez, les sirven a ellas como defensa ante sus depredadores.

Orugas
5 (100%) 2 votes